lunes, 20 de octubre de 2008

ENFISEMA


El enfisema es una enfermedad pulmonar en que se produce daño a los alveolos o sacos de aire. Hay una destrucción progresiva de los alveolos y el tejido circundante que los sujeta. En la enfermedad más avanzada, se presentan grandes quistes de aire donde antes se hallaba tejido pulmonar normal. El aire queda atrapado en los pulmones debido a la falta de tejido de apoyo, lo cual disminuye la oxigenación.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

El consumo de cigarrillos es la causa más común del enfisema. Se cree que el humo del tabaco y otros contaminantes provocan la liberación de químicos desde los pulmones que dañan las paredes de los alvéolos. El daño empeora con el paso del tiempo. Las personas que padecen esta enfermedad tienen alvéolos en los pulmones que son incapaces de llenarse con aire fresco, lo cual afecta el suministro de oxígeno al cuerpo.

Una sustancia que existe naturalmente en los pulmones, llamada alfa 1 antitripsina puede proteger contra este daño.

SINTOMAS

* Dificultad para respirar

* Tos crónica, con o sin producción de esputo

* Sibilancias

* Capacidad reducida para hacer ejercicio

* Ansiedad

* Pérdida de peso involuntaria

* Hinchazón de tobillos, pies y piernas

* Fatiga

MEDIOS DE DIAGNOSTICO

* Pruebas de la función pulmonar

* Radiografía de tórax

* Gasometría arterial con bajos niveles de oxígeno en sangre (hipoxemia) y altos niveles de dióxido de carbono (acidosis respiratoria).

* Gammagrafía pulmonar de ventilación/perfusión

* TC de tórax

TRATAMIENTO

El tratamiento más importante y efectivo es la suspensión del consumo de tabaco. Sólo el hecho de dejar de fumar puede detener la progresión del daño pulmonar una vez que éste haya comenzado.
Los medicamentos utilizados para mejorar la respiración son, entre otros: los broncodilatadores, los diuréticos y los corticosteroides.
También se pueden recetar antibióticos cuando se presentan infecciones respiratorias. A las personas que padecen enfisema se les recomienda hacerse aplicar las vacunas contra la gripe y la neumonía.

Se puede utilizar oxígeno de bajo flujo durante el ejercicio, continuamente o en la noche.
La rehabilitación pulmonar puede mejorar la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida a corto plazo; mientras que el trasplante de pulmón es una opción para pacientes con enfermedad grave.

Los pacientes seleccionados cuidadosamente pueden ser candidatos para la cirugía de reducción del pulmón. Con este procedimiento, se extirpan porciones dañadas del pulmón, lo cual permite que las porciones normales del mismo se expandan todavía más y aprovechen el aumento de la aireación. Cuando se tiene éxito, las personas que se han sometido a esta cirugía han informado que pueden caminar distancias mayores y que su calidad de vida ha mejorado.